Ciclo 3





Elaboración de un plan de lectura.

Dentro de la propuesta de elaboración de un Plan de Lectura que aporte líneas de actuación comunes a todo el centro y permitan la continuidad a lo largo de los distintos ciclos educativos, nos hemos planteado como primer paso recoger qué estrategias y actividades ya se están llevando a cabo en el ciclo y en una segunda fase se trataría de reflexionar acerca de ello y proponer posibles nuevas actuaciones.

La relación de propuestas que se llevan o pretenden llevar a cabo en el ciclo son las siguientes:

Lecturas con énfasis en la comprensión. 
Un grupo de 3 compañeros del ciclo alternan por semanas la lectura del libro de texto con sus respectivas cuestiones a responder y la lectura por capítulos de un libro de lectura, del cual se hacen propuestas de actividades de comentario de texto que pretende que no se limiten solo a la búsqueda de una respuesta simple por reconocimiento en el texto leído.
Incluye actividades de resumen con la intención de poner en juego un  esfuerzo evidente de comprensión, actividades de inventar preguntas no realizadas sobre el texto, etc.

Lectura de un solo alumno o alumna al resto de la clase.  

  1. Para ello previamente da la oportunidad de llevarse a casa “el libro” en cuestión con idea de que prepare la lectura que le corresponde, lo que implicaría además tareas de búsqueda de vocabulario del texto que desconozca, etc. 
  2. Tras la lectura se realizan actividades con cuestiones sobre el texto.


  • Lectura de las colecciones de que se disponen en la biblioteca del centro, que cuentan al menos con 13 ejemplares para realizar lecturas colectivas y de comentarios de texto al uso.
  • Lecturas de un texto narrativo del cual extraerán preguntas, con las que se realiza un concurso al estilo de cesta y punto.
  • Lecturas de libros de la biblioteca de aula con el préstamo con un número mínimo de libros sobre los que se realizan actividades varias de  resumen, etc. En algunas aulas se refuerzan estas lecturas con diplomas al mejor lector o lectora. 
  • Lecturas con exposición al grupo de clase del resumen y su opinión acerca de los libros que leen en la línea de qué les gusto más, por qué lo recomendarían, etc.

La lectura como instrumento para el trabajo de las áreas curriculares.
Nos planteamos que un plan de lectura y las estrategias que se usan para la lectura van más allá del planteamiento de la lectura como actividad de ocio placentera y valoramos la importancia que tienen las estrategias que empleamos a diario con el alumnado para el trabajo de todas las áreas.

Desde este punto de vista recogemos algunas propuestas que se hacen para la lectura en el área de Conocimiento del Medio.

  1. Monográficos de investigación por trimestre en base a un guión que se les aporta y que lógicamente requiere de distintas lecturas y extraer de ellas la información útil respectiva y de manera ordenada.
  2. Actividades de ampliación de vocabulario. Se les solicita al alumnado tras las lecturas correspondientes de los temas de las unidades del libro, que busquen vocabulario relacionado que no aparece en los mismos.

Estrategia de secuenciación de la lectura de las unidades del libro. 
Las unidades se trabajarían en 2 semanas. En la 1ª se lee y en la 2ª semana se realizan las actividades sobre la lectura. El proceso sería...

  • Lectura previa de la unidad en casa con búsqueda de vocabulario desconocido.
    Cabe la posibilidad de hacerlo por grupos y repartir el texto.
  • Lectura de un bloque por día en clase. De esta lectura se extraen 6/7 preguntas de conocimiento mínimo-básico a aprender.
  • El último día se realiza una “maratón” de preguntas entre todos extrayendo las preguntas al azar entre las que se fueron sacando de cada bloque de contenidos.
  • Además se da la posibilidad de que voluntariamente escojan al azar 5 preguntas y si contestan correctamente, se libren del examen escrito de esa unidad. Aclarar que los exámenes los hace cada 2 unidades y las preguntas salen de las extraídas en cada bloque de contenidos. 

Lectura del alumnado del Ciclo a los Ciclos de Infantil y Primer Ciclo.
Estas lecturas supondrían lógicamente una preparación previa del lector o lectora que se encuentra en un papel pocas veces asumido por nuestro alumnado y que supone un claro refuerzo motivador tanto para el lector como para el receptor de la lectura.